Montes y árboles tiñen de verde los parajes de esta localidad perteneciente a la comarca del Duranguesado y por los que circulan los ríos Ibaizabal y Urkiola. Una buena opción para admirar estos parajes es a través de diversas rutas que ofrece Abadiño y que se pueden realizar a pie, en bicicleta incluso a caballo.

Al llegar a esta bella localidad, quedaremos impresionados por sus edificios, con una larga historia en sus cimientos. La Torre de Muntsaratz, por ejemplo, data del siglo IX y se trata de una de las edificaciones renacentistas más importantes de su género. Otro de los monumentos más destacables es la Casa de Astola, que fue centro de actividades políticas y administrativas. Hoy en día, funciona como sede de varias asociaciones de la comarca. Asimismo, fuera del núcleo urbano, llama la atención el Santuario de San Antonio, situado en el corazón del Parque Natural de Urkiola, rodeado de impresionantes montes y de robledales, hayedos y fresnos


Mendiek eta zuhaitzek berdez koloreztatzen dute Durangaldeko udalerri hau. Gainera, Ibaizabal eta Urkiola ibaiak igarotzen dira bertatik. Paisaia horiek ikusteko aukera egokiak dira Abadiñok eskaintzen dituen ibilbideak; hain zuzen, ibilbide horiek oinez, bizikletaz eta zaldiz ere egin daitezke. Abadiñora heldu eta berehala, aho zabalik utziko digute bertan ikusiko ditugun historia luzeko eraikinek. Muntsaratz Dorrea, esate baterako, IX. mendekoa da eta Bizkaiko eraikuntza errenazentista garrantzitsuenetakoa dugu. Bestalde, Astola Etxea nabarmentzeko moduko beste altxor bat da. Garai batean, jarduera politiko eta administratibo askoren gune izan zen. Gaur egun, ostera, eskualdeko hainbat elkarteren