La tangana

Campo de batalla

Los integrantes de los dos equipos soltaron golpes y patadas a diestro y siniestro al acabar el partido, en un final sonrojante para el fútbol. La estrella blaugrana, Maradona, se comportó como un vulgar pendenciero.


La alegría rojiblanca por este éxito -doblete de Liga y Copa- se ha visto empañada con la vergonzoza reacción final de algunos jugadores azulgranas, que agredieron a los vencedores. Los peor parados resultaron Sola, retirado en camilla, y Núñez, que tuvo que abandonar el terreno de juego apoyado en un policía y en un voluntario de la Cruz Roja. El lateral azulgrana Sánchez también salió en camilla, tras un encontronazo con Dani. Deplorable, sobre todo, la actuación de Diego Armando Maradona, que repartió patadas y puñetazos y se enfrentó a varios jugadores vascos. 'El Pelusa' reconoció las acciones. Según el argentino, "todo empezó por un corte de mangas que me hizo Núñez". El 'crack' blaugrana señaló que tuvo problemas con Núñez, Sola, Sarabia y Goiko. "Todos vinieron a por mí y pasó lo que tenía que pasar". La estrella culé mostró unos cortes en su pierna izquierda, que Goiko calificó de fingidos. "Se los ha hecho expresamente con unas tijeras", comentó el defensa vasco. Azulgranas y bilbaínos prosiguen su tangana, con espectacular acción karateka de Migueli sobre la espalda de De Andrés, toque de Sarabia a Maradona y patada de Clos a Patxi Salinas.

La batalla no se limitó al terreno de juego. La trifulca de los jugadores acabó por contagiar a las respectivas hinchadas. Horas después, el parte policial era contundente: unas 60 personas fueron atendidas en el Santiago Bernabéu. El doctor Enrique González Ruano aseguraba no haber visto "nada igual en toda mi vida deportiva". Los atendidos se presentaban con heridas abiertas, "producto incluso de botellazos en la cabeza"; otros llegaron con los ojos morados, producto de golpes nítidos; los más se quejaban de contusiones fortísimas en diversas partes del cuerpo; los había completamente ebrios, quienes sufrieron alguna lipotimia, y amago de angina de pecho otro individuo que, al parecer, fue trasladado a la residencia sanitaria de La Paz. El Real Madrid trataría de sacar tajada de todos estos altercados; pedía cerca de 7 millones de pesetas por daños y perjuicios. Los periodistas gráficos Manuel Escalera, de 'El País', y Carlos Monje, de 'Diario 16', recibieron golpes producto de lanzamientos de objetos al césped que precisaron varios puntos de sutura.