De Madrid al cielo

El sitio de Madrid

Madrid, desde Chamartín al Bernabéu, de la Cibeles a la plaza de Castilla, era un hervidero rojiblanco. Más de 10.000 seguidores bilbaínos llegaron a la capital sin entrada. Otros 50.000 entrarían al campo. "Barça por millones, Athletic por cojones"


"Alibote, alibote, Maradona el que no bote", salta y baila la hinchada athletica, que se concentra en la Puerta del Sol. Los bilbaínos invaden Madrid y se comen a los turistas japoneses. El metro discurría por debajo del asfalto y transportaba a miles de hormiguiras rojiblancas en la línea más concurrida y alegre. Ríos Rosas, Tribunal, José Antonio, Sol...San Bernardo, Santo Domingo, Noviciado, Sol...siempre sol. El principio del mundo está en Sol, donde toda la marabunta se apretuja para compartir su alegría. Athletic, txapeldun!

Suenan himnos, cánticos, txistus y hasta saxofones que dan ambiente de romería, donde no faltan las botas de vino y la tradicional tortilla de patatas traída desde casa y que milagrosamente ha aguantado hasta la explosiva celebración del triunfo. "Porque son, porque son los que animan la afición", truenan miles de gargantas que no dejan de gritar el nombre del campeón "Athletic, Athletic, zu zara nagusia". O el estribill más clásico, el de toda la vida, nacido en las mimas vizcaínas de "!Alirón, alirón, Athletic campeón!".

El grupo de turistas japoneses que a esa horas se adentra en el Madrid más céntrico y castizo no sale de su asombro. Sin entender muy bien lo que sucede, se adentran en la plaza y aguantan empujones, pisotones y maremotos de extasiados y felices aficionados. Borrachos de triunfal satisfacción un contingente de rojiblancos inicia una gigantesca cadeneta, a la que se acaban por sumar los visitantes nipones. Aún siguen sin comprender lo que sucede, pero se contagian de la dicha de los miles de vascos que celebran un triunfo no por esperado, menos sorprendente. David ha vencido a Goliat. Porque ya se sabe que a la final, siempre llega el Athletic. El rey de copas vuelve a ponerse la corona.