¿Necesito poner en mi coche ruedas de invierno?

Evitan tener que llevar cadenas y son mucho más seguros que los convencionales

Cuándo poner neumáticos de invierno

Los conductores siguen aferrados a la idea de que poner ruedas de invierno es una tontería y que su pericia es suficiente seguro ante las inclemencias. Cambiar los zapatos del coche cuando llega el mal tiempo y el frío requiere un esfuerzo, claro está, y en ocasiones podría no compensar, no obstante, no hay ninguna duda de que los neumáticos M+S (mud & snow, según su nombre inglés) disminuyen de manera exponencial la probabilidad de sufrir un accidente, salirse de la calzada y además nos evitan el tener que llevar (y aprender a montar) las cadenas. Las ruedas de invierno, no confundir con las de clavos, son legalmente un sustituto de las cadenas.

La Dirección General de Tráfico no se cansa de repetir que en invierno no se conduce igual que en verano. Las condiciones de la vía varían y por tanto también debe hacerlo la forma de conducir. Aumenta las distancias de seguridad. Con el frío, las gomas se endurecen y pierden adherencia por lo que se necesita más espacio para detener el coche. Además, la lluvia también es más frecuente y al contrario que las cadenas, que solo sirven con hielo y nieve, las cubiertas de temporada mejoran de manera importante el agarre sobre pisos mojados. En definitiva, que se agarran mejor a la carretera que los neumáticos convencionales en todas las circunstancias lo que permite tener un mayor control sobre la marcha del vehículo.

De hecho, la DGT insiste en que se utilicen. Es cierto que su precio es superior, pero también lo es el rendimiento ya que tienen un menor desgaste. Antiguamente, con temperaturas medias superiores a los 7 grados (la recomendación es usarlas por debajo de esa temperatura media) las ruedas de invierno sufrían mucho, sin embargo, en los últimos años los fabricantes han trabajado en este problema y hoy hay automovilistas que las mantienen incluso en verano. Tampoco es eso.

No obstante, y aunque todo son ventajas, se calcula que no hay más de un 5% de coches equipados con esta tecnología, que en los países nórdicos es obligatoria ¿Por qué? Uno de los inconvenientes de montarlas en su vehículo es qué hace con las ruedas que calzaba hasta ahora. Algunos talleres ofrecen servicio de custodia. Otras personas, si disponen de sitio en el trastero se llevan las cubiertas a casa. En cualquier caso tiene que tener el cuenta que el cambio de ruedas, es decir, sacar una goma de la llanta y colocar la otra, le costará entorno a los 50 euros. Por eso, hay quien prefiere comprar otro juego de llantas y realizar la sustitución en casa, con el gato y paciencia.

La conclusión podría ser que el único motivo para no poner neumáticos de invierno es el desembolso al que obliga, sobre todo la primera vez. Con ánimo de conocer de cuánto dinero estamos hablando, hemos pedido un presupuesto y el resultado es que el precio final de poner cuatro neumáticos de invierno 195/50 R 15 de la marca Firestone (montaje, impuestos, etc incluido) es de 457,48 euros. Podría colocar solo dos, en las ruedas con tracción.

Los puntos fuertes

  • Menos distancia de frenado
  • - Sobre mojado, un vehículo con neumáticos convencionales que circula a 80 km/h necesita 40 metros para detenerse. con ruedas de invierno, 36.
  • - Con nieve, la ventaja se multiplica. El vehículo ‘normal’ avanza hasta 63 metros antes de parar, el de invierno solo 32.
  • Más estabilidad
  • - El comportamiento del vehículo, si se equipan ambos ejes, mejora de manera sustancial. LOS NEUMÁTICOS EN INVIERNO
  • Más seguridad para usted
  • - En carretera, bajarse del coche es un peligro. Más con nieve, que la visibilidad se reduce. Los neumáticos de invierno evitan tener que bajarse a poner las cadenas.
Cuándo poner neumáticos de invierno