Bolsas de plástico bajo los calcetines para que estos no se congelen con el sudor.

Mallas térmicas. De tejido sintético para evacuar el sudor.

Camiseta térmica del mismo tejido que las mallas.

Otra camiseta térmica.

Tercera camiseta térmica.

Mono de forro polar y guantes interiores.

Cubre la cabeza con un gorro sintético (que no se quita nunca), un buff para no respirar directamente aire helado y unas gafas de ventisca.

Mono de plumas modificado por el fabricante patrocinador según sus especificaciones.

Sexta capa: chaqueta con 750 gramos de pluma.

Manoplas exteriores fabricadas según su experiencia. Sin goretex, pero aislantes. Los cuatro dedos del índice al meñique en un único compartimento. Las botas de expedición también constan de varias capas:

Botín interior con suela de neopreno y aislante térmico. Se cierra sin necesidad de nudos.

Carcasa de la bota, donde se introduce el neopreno. También con aislante térmico y suela rígida para sujetar los crampones.

La tercera capa de la bota es una polaina que se cierra sobre el pantalón de pluma.