Los rescatadores

El salvamento del 'Modern Express' fue posible gracias a tripulaciones acostumbradas a trabajar en situaciones límites.

Si el 'Modern Express' no se fue a pique tras ser abandonado en el Golfo de Bizkaia fue gracias a tres grupos humanos acostumbrados a actuar en condiciones épicas: las tripulaciones del Salvamento Marítimo, los marineros de los remolcadores y los expertos de la firma holandesa SMIT Salvage. Salvamento Marítimo fue clave desde el primero momento, ya que uno de sus helicópteros, acompañado de otra aeronave de la Xunta de Galicia, fue el encargado de evacuar a la tripulación, el 26 de enero, cuando el capitán creyó que el riesgo más inminente era que el navío se fuera a pique. Cinco días más tarde, cuando el barco estaba a punto de entrar en la bocana del Puerto de Bilbao, uno de sus inconfundibles navíos de color naranja, el María de Maeztu, supervisó toda la operación para estar prevenidos en caso de que se produjera cualquier siniestro.

A bordo del 'María de Maeztu'

En ese momento, una flota de remolcadores rodeaba al 'Modern Express' y se encargaba de supervisar la entrada en Bilbao. El buque que tuvo el papel protagonista fue el Centaurus, un remolcador de Hamburgo perteneciente a la empresa Harms Bergung. Pero a su alrededor, en previsión de cualquier incidentes, navegaban el 'Alice One', el 'Ibaizábal 11', el 'Ría de Vigo', el 'Sertosa 30' y el 'Gatika'. En ese momento la Marina Mercante español había exigido a la mutualidad de armadores que asegura los riesgo de buques un garantía para cubrir 21,5 millones de euros por los daños que podría causar un accidente con el 'Modern Expres'. Los remolcadores, en los que iban embarcados tres prácticos, eran los encargados de que la operación se desarrollase sin accidentes. Cada una de estas naves es la imagen de la potencia atrapada en un pequeño cascarón negro. El 'VB Hispania', el barco que remolcará el 'Modern Express' hasta Turquía, es un navío de 48,8 metros de eslora pero que embarca dos motores capaces de desarrollar 8.046 HP.

Un técnico de la empresa holandesa SMIT Salvage desciende al 'Modern Express' desde un helicóptero

Un técnico de la empresa holandesa SMIT Salvage desciende al 'Modern Express' desde un helicóptero

Los expertos de SMIT Salvage comienzan las labores para tender un cable desde el carguero al remolcador 'Centaurus'

Los expertos de SMIT Salvage comienzan las labores para tender un cable desde el carguero al remolcador 'Centaurus'

Si el 'Modern Express' no se fue a pique fue gracias a tres grupos humanos acostumbrados a actuar en condiciones épicas: las tripulaciones del Salvamento Marítimo, los marineros de los remolcadores y los expertos de la firma holandesa SMIT Salvage.

Pero en el rescate del 'Modern Express' la parte heroica recayó en la empresa holandesa SMIT Salvage. Fueron sus hombres los que saltaron al interior del buque abandonado desde un helicóptero y los que consiguieron que pudiera ser remolcado. Todas las labores de adrizado previas a que haya zarpado este martes también han estado vigiladas por estos técnicos.

'Modern Express' remolcado en alta mar

'Modern Express' remolcado en alta mar

Los desastres marítimos más recientes han contado siempre con la intervención de esta firma de rescatadores. Las empresas armadoras o las aseguradoras contratan a esta firma cuando se dan cuenta de que corren el riesgo de tener que hacer frente a unos daños catastróficos o necesitan salvar el buque en una situación desesperada. Aunque la compañía nació en Holanda en 1842 , dedicada a los buques remolcadores, su reputación fue aumentando como rescatadora de barcos en situaciones imposibles. El caso más famoso al que ha enfrentado es el del submarino nuclear ruso 'Kursk', que se hundió en agosto del 2000 con 118 personas a bordo. Las autoridades rusas reconocieron que eran incapaces de sacar el buque del fondo del mar, por lo que acudieron a esta compañía. Los expertos holandeses consiguieron reflotar el submarino tras una compleja operación en la que despiezaron el 'Kursk' -que se encontraba a 108 metros de profundidad- y lo subieron a la superficie mediante grandes plataformas. SMIT Salvage volvería a aparecer en el hundimiento del crucero italiano 'Costa Concordia', el barco que en 2012 encalló en la costa toscana italiana y posteriormente volcó. En el accidente murieron 32 personas. Los expertos holandeses fueron los encargados de vaciar los depósitos de fuel de este buque para evitar una marea negra que todavía habría empeorado la catástrofe. En España fueron contratados para participar en el caso del 'Prestige', pero su papel estuvo limitado por las distintas visiones entre armadores e instituciones.

El 'Centaurus' comienza a remolcar al 'Modern Express'

El 'Centaurus' comienza a remolcar al 'Modern Express'

Smit Salvage volvería a aparecer en el hundimiento del crucero italiano 'Costa Concordia', el barco que en 2012 encalló en la costa toscana italiana y posteriormente volcó. En el accidente murieron 32 personas. Los expertos holandeses fueron los encargados de vaciar los depósitos de fuel de este buque para evitar una marea negra que todavía habría empeorado la catástrofe.

La publicidad de la compañía es clara con respecto a los empleados que quiere contratar para estas misiones. «Trabajar en SMIT es una aventura. Nuestros empleados trabajan en operaciones que son noticias mundiales y encargándose de complejas operaciones. Se trata de verdaderos aventureros, inteligentes y que perseveran frente a la adversidad».